1 de Octubre. 9ª Etapa: ZAMORA-BENAVENTE. (79 km)

En el despertar de este día se repitió la misma escena del anterior, a parte de incomodidades mil propias de los albergues donde en un espacio pequeño duermen demasiados (casi siempre son demasiados) peregrinos (la mayoría extranjeros): algunas miradas y risitas cómplices, otras no tanto y más bien torvas, hasta que en el lavabo alguien con un acento cuya procedencia no sabría precisar me dijo: “Tú eres peligroso”. En fin, pensé, tendré que hacérmelo mirar, aunque yo lo achaco a que esos últimos días andaba un poco resfriado, algo que siempre dificulta una buena respiración. O quizá es que estos guiris se han vuelto cada vez más finos.
Por cierto, un dato curioso de este albergue es que es obligatorio dejar el calzado en el patio (donde también se guardan las bicicletas), lo que asegura una buena calidad del aire.

Tras desayunar en una cafetería de la Plaza Mayor retrocedimos hacia la Catedral buscando la luz del amanecer sobre su torre.

IMG_5646

IMG_5645

Catedral y detalle del cimborrio.

IMG_5647
Catedral, Puerta sur o del Obispo.

IMG_5648

Murallas y Puerta de San Pedro, desde donde volvimos sobre nuestros pasos para atravesar la ciudad buscando la salida hacia Roales del Pan y Montamarta.


Embalse de Ricobayo, pasado el pueblo de Montamarta, que nosotros dejamos a nuestra izquierda por la carretera.

IMG_5655
Un poco más adelante, en medio de un paisaje yermo donde sólo se oía el viento aparecieron ante nuestros ojos las ruinas de Castrotorafe, la que fuera ciudad-fortaleza medieval de la Orden de Santiago.
Mientras contemplaba tanta desolación, por alguna extraña asociación de imágenes y sentimientos, vinieron a mi recuerdo los versos de Quevedo:

“Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes, ya desmoronados,
de la carrera de la edad cansados,
por quien caduca ya su valentía…”

IMG_5657
Panel informativo de la Vía en Riego del Camino.
Antes de llegar a Fontanillas de Castro noté mientras pedaleaba cómo algo golpeaba suavemente mi pie derecho y a continuación los radios de la rueda trasera, lo que supuse se trataba de una de tantas piedras sueltas del camino: para mi desgracia descubriría más tarde que el objeto en cuestión no era otra cosa que la bomba que se había desprendido de su soporte.

No sería lo único que perdería en esta jornada: también a mi buen compañero de viaje Iñaki. Conscientes de que nuestros caminos se separaban en Granja de Moreruela, pues él seguía la variante sanabresa hacia Santiago, habíamos planeado despedirnos con una comida como mandan los cánones: una buena parrillada de carne regada con vino de Toro en un restaurante a la salida del pueblo.
Eufóricos tras tamaño homenaje a nuestros ya castigados cuerpos, entre risas y recordando tantos buenos momentos, nos despedimos deseándonos mutuamente suerte y buen camino.
Fue entonces, al retomar nuestras monturas, cuando me percaté de la pérdida de la bomba; así pues, no me quedaba otra que cruzar los dedos para no pinchar en los 25 km. que restaban hasta Benavente sabiendo de antemano que no encontraría a ningún ciclista en este solitario tramo de la Vía de la Plata.

Hasta Barcial del Barco el trazado sigue la N-630 pero allí volví al camino gracias a la amable información que me ofreció Paco, dueño del bar Borox, que de paso selló mi credencial. Así y con todo, la señalización es escasa, y en un determinado momento erré la dirección internándome en una chopera hasta toparme con el río Esla por lo que, para poder cruzarlo, tuve que desandar lo andado hasta encontrar el viejo puente del ferrocarril.

IMG_5660

Puente sobre el Esla de la línea férrea Zamora-Astorga, hoy en desuso.


Paisaje de ribera. El entorno cambia de forma espectacular con abundante y frondosa vegetación al hallarnos cerca de la confluencia del Órbigo con el Esla.


A continuación el camino se adentra cómodamente en campos de regadío para conducirme a Villanueva de Azoague y finalmente a Benavente.
En esos momentos recuerdo que voy sin bomba y que aunque he tenido suerte mejor será no tentarla: antes de nada me dispongo a comprar otra en algún comercio de la localidad. Me informo y sí existe alguna tienda de bicis, el único problema es que es sábado por la tarde y está cerrada. Pero afortunadamente tiendas de chinos hay en todas partes y no tienen horarios, así que dicho y hecho: por un euro me hago con una aparatosa bomba multiusos que al observar detenidamente espero y deseo no tener que usar nunca; otra cosa no hay hasta que el lunes pueda comprar una decente.


Sin comentarios.

Subsanado este incidente y ya algo más tranquilo me dirijo a la Policía Municipal donde previa identificación me entregan las llaves del albergue, que no es otra cosa que la vieja estación de Renfe reconvertida ahora al efecto. Se trata de una espaciosa vivienda, tal vez del jefe de estación, pero el cuidado de la misma brilla por su ausencia. Me digo para animarme que lo único que necesito es una ducha y un lugar para dormir; enciendo el calentador y cuando abro el grifo de agua caliente ésta sale cada vez más fría. Todos mis temores en ese momento se confirman: la bombona de butano está vacía, compruebo que hay otra al lado pero igual de tiesa. De modo que me ducho con agua fría mientras recuerdo al aciago de Murphy, sin sospechar que su infausta sentencia recaería de nuevo sobre mí al día siguiente antes de abandonar la estancia.

Bien tonificado por el agua fría me dispuse a visitar la ciudad, en primer lugar y muy cerca de allí la Torre del Caracol, única edificación que se conserva de la que fuera una de las mayores y mejores fortalezas de Castilla, hoy Parador de Turismo.

IMG_5682


Benavente. Torre del Caracol y artesonado mudéjar en su interior procedente del convento de Nuestra Señora del Valle, en el término municipal de Villabrázaro.

IMG_5666

Iglesia románica de Santa María del Azogue.


Santa María del Azogue, detalle de sus cinco ábsides.


Iglesia románica de San Juan del Mercado.

IMG_5665

IMG_5686

Fachada y patio interior del antiguo Hospital de peregrinos de La Piedad.


Hospital de La Piedad. Llamador de la puerta representando a Santiago.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s