29 de Septiembre. 7ª Etapa: CALZADA DE BÉJAR-SALAMANCA. (65 km)

Otro nuevo día en que madrugar no nos sirvió de gran cosa excepto para pasar un poco de frío en esas tempranas horas. Decidimos no desayunar en el albergue sino continuar hasta Valverde de Valdelacasa, donde aún estaba todo cerrrado, igual que en Valdelacasa, donde me negué a continuar sin un triste café que echarme al coleto y para lo que hubo que esperar un rato a que abrieran el bar. Además de que la subida a Valdelacasa, así en frío, se hace ciertamente difícil.

Valverde de Valdelacasa.

Cartel informativo de la Vía de la Plata, en las cercanías de Fuenterroble de Salvatierra. Pedaleamos un poco más y a media mañana llegamos a Fuenterroble de Salvatierra, en cuyo albergue hicimos un descanso y donde tuvimos ocasión de conocer al párroco Don Blás, con quien charlamos tomando un té que amablemente nos ofreció. De este modo supimos del tesón y empeño de este hombre en la rehabilitación de la iglesia parroquial así como en la valoración como patrimonio de la Vía de la Plata.

Albergue.
Santa María la Blanca, en Fuenterroble de Salvatierra.
Continuamos en el camino hasta el inicio del ascenso al Pico de la Dueña, que obviamos por ser bastante complicado para mi bicicleta, para tomar la carretera en dirección al pueblo de Pedrosillo de los Aires.
img_55914.jpg
En este tramo después de Fuenterroble se aprecia la vieja cañada en toda su anchura, 75 metros o 90 varas castellanas. Al fondo las montañas del Sistema Central.

IMG_5592Otro paraje pintoresco por esta zona, con la choza y el crucero.


Llegando a Morille nos sorprendió este reclamo ciclista, así como las pintadas de ánimo en la carretera, que no iban dirigidas a nosotros sino a los destacados en la contrarreloj de la Vuelta de este año. El mucho calor a esa hora, así como la sed y el hambre hicieron el resto, de modo que no fue difícil dejarse tentar por este canto de sirena.


Después de pasar un buen rato a la sombra, del tirón a Salamanca que, como en un espejismo, ya se ve en la lejanía.


…y por fin a sus puertas.

Callejeando un poco llegamos al albergue Casa de la Calera, muy bueno y bien situado en el mismo centro histórico. La única pega el horario de cierre: una lástima retirarse a las diez de tan sublime ambiente nocturno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s